Libra y Escorpio

Los griegos denominaban “Pinzas” al conjunto de estrellas que integran la constelación de Libra porque veían dicho asterismo como las extremidades de un enorme escorpión que ocupaba dos signos zodiacales, el de las Pinzas y el de Escorpio. Fue en la época de Julio César cuando Libra recibió el nombre con el que ha llegado a nuestros días, recuperando así el significado que se le había atribuido en la antigua Mesopotamia (allí era llamada Balanza). Una razón que posiblemente influyó en la denominación que le dieron los romanos es el hecho de que, en el siglo I a.C., la llegada del Sol a la constelación coincidía sensiblemente con el equinoccio de otoño (primavera en el hemisferio austral), momento del año en que el día y la noche equilibran su duración. La báscula de Libra era un atributo de la diosa Astraea, diosa de la justicia análoga a la griega Diké y relacionada, como ya vimos, con la vecina Virgo.

Escorpio y Libra.
Cayo Julio Higino, Poeticon Astronomicon. Edición de 1485

El mito que evoca la constelación de Escorpio es el del animal que dio muerte al cazador Orión. Higinio lo narra del siguiente modo: “Cierto día que Orión estaba cazando, y en esa práctica se consideraba muy instruido, dijo a Diana y a Latona que él podría matar todo lo que naciera de la Tierra. Por ese motivo, la Tierra, indignada, envió un escorpión para matarlo. Júpiter, admirado por el valor de ambos, colocó el escorpión en el cielo, para que su imagen advirtiera a los hombres de que nadie confiara en sí mismo bajo ningún concepto. En cuanto a Diana, gracias al empeño de Orión, pidió a Júpiter que, ante su demanda, le concediera el mismo beneficio que por voluntad propia le había concedido a la Tierra. Así pues, quedó también representado en el cielo, de modo que cuando surgía el Escorpión, Orión se ponía”.
La estrella más brillante de Escorpio, la roja y muy brillante Antares (=“rival de Ares”), es también llamada Cor Scorpii, “corazón del escorpión”.
Cornelius cita una tradición maorí según la cual Escorpio representa el anzuelo con el que el héroe Maui pescaba. “Un día, cuando estaba pescando, Maui capturó y sacó del agua un pedazo de tierra. Los bordes de este fragmento de tierra se serraron y llegaron a tener entradas tan profundas que se partió en dos. Y así fue como se creó Nueva Zelanda. El anzuelo se separó de la tierra con tanta fuerza que voló hasta el cielo donde ha permanecido desde entonces.”
– Artículo*: Marc García –

Más info en psico@mijasnatural.com / 607725547 MENADEL Psicología Clínica y Transpersonal Tradicional (Pneumatología) en Mijas y Fuengirola, MIJAS NATURAL

*No suscribimos necesariamente las opiniones o artículos aquí enlazados

– Enlace a artículo –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s